El otro margen.

El otro margen.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

♦ HISTORIAS POR ESCRIBIR ♦

Cuentos Marginados

Elijo la necesidad.

🍸

CANDILEJAS.

CANDILEJAS.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

En las noches de verano, mi abuela, mis primos y yo, solíamos echarnos sobre el césped del patio trasero; ahí junto al enorme árbol de aguacate que ella misma había sembrado. Grande, frondoso; de frutos amables y exquisitos. Deleite al paladar, oro verde. Ahí, tumbados todos, mirando las estrellas, reíamos y esperábamos la hora en que la abuela comenzara sus historias de miedo. Ella bien sabía que ninguno de nosotros temía a esos cuentos, pero amabamos escucharla y fingiendo temor, abríamos tremendos ojos atentos a cada palabra y a cada recuerdo, porque muchas de esas historias, decía ella, eran más bien vivencias. Todos lo recordamos perfectamente. Recordamos esos finos labios rojos que nos besaban, sus manos tersas acicalando el cabello de alguno, y esos hermosos ojos cafés, profundos y sinceros. Todos lo recordamos, menos ella. Un día, así de pronto, el Alzheimer nos mutiló, de apoco llevándosela. Dejó de salir al patio trasero; desde la ventana, nos veía esperándola, y temorosa, nos pedía que nos fueramos. El corazón se nos hizo pedazos. Quién nos iba a llenar amorosamente de miedo, si ella ya no recordaba quiénes éramos. Ya no recordaba ni quién era ella. Un día la encontramos regando su árbol. Le hablaba en susurros y entre todo, le pedía al árbol que nos cuidara. —Cuida de mis lucecitas—, murmuraba.
Lucecito, me decía, cuando ya no lograba recordar mi nombre. Mi alma rota quería salirse corriendo de entre mi cuerpo y yo solo la abrazaba para que no viera mi llanto. Nuestra luz más grande, se estaba apagando.
Hoy, que desde la ventana miro ese árbol, estoy seguro de que sí nos cuida; nunca ha dejado de dar frutos perfectos.
Todos creíamos que la abuela se iría sin recordar quiénes éramos, pero un día antes de partir, sentada en su sillón favorito y mientras bebía un té de limón, nos dijo: —¿Creen que no sé que van a llorar? Sé eso, y sé también que tienen miedo, que ahora sí tienen miedo—. Sonrió, sonreímos. Y la dejamos partir.

🍸

¡Cuántas Historias!

¡Cuántas Historias!

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

CONOZCA(ME) MÁS

👉🏿👉🏾👉🏾👉🏽👉🏽👉🏼👉🏼👇🏻👇🏻👇🏻👈🏼👈🏼👈🏽👈🏽👈🏾👈🏿
👉🏿👉🏾👉🏾👉🏽👉🏽👉🏼👉🏼👉🏻☕👈🏻👈🏼👈🏼👈🏽👈🏽👈🏾👈🏿
👉🏿👉🏾👉🏾👉🏽👉🏽👉🏼👉🏼👆🏻👆🏻👆🏻👈🏼👈🏼👈🏽👈🏽👈🏾👈🏿

El fabruyoso día ha llegado, como lo previó el oráculo.
—Es imposible— dijo Alicia.
—Sólo es imposible si lo piensas— sentenció el sombrerero.
—A veces soy capaz de pensar seis imposibilidades antes del desayuno.
—Es una excelente práctica.

Alicia en el País de las Maravillas, Tim Burton.

Fabruyosas Curiosidades

La gente de a pie vivimos ficciones diferentes a las del Gato de Chesiré o la Reina Roja y todos su súbditos, a menos, claro está, que fumemos de lo mismo que Alicia; así que en un intento de acercarme más a quienes nos leen, en vez de presentarles seis imposibilidades en las que un ficcionista o ficcionado puede pensar antes de empezar el día -eso lo dejaré para otra ocasión-, les dejo seis curiosidades acerca de este que vaga de ficción en ficción.

🏷️ En mis relatos nunca le juego al omnisciente.

No puedo dejar el volumen del televisor en número impar. 🏷️

🏷️ Nunca he ido a una función de media noche.

Guardo las salsas de la comida para llevar. 🏷️

🏷️ Nunca he salido con alguien que tenga bigote.

Mi película favorita es Practical Magic. 🏷️

🍸

Déjense conocer y compartan sus curiosidades y peculiaridades.

🍸

Ser de ti.

Ser de ti.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

TODO A MAR

Hay espacios que no se llenan, se inundan como el mar. Se florecen; como el rojo filo de tus labios que me atrapa.
Eres mi estrella, me brillas todo.
Vienes de un cielo raso y claro, me inundas.
Tienes mi mirada encontrada con la tuya y un dejo de pasión que nos llena de todo.
Llevas mi alma sostenida y todo mi cuerpo tiembla.
Quiero encontrar en tus labios un susurro, que alimente mis deseos y multiplique tus pasiones. Quiero, saber a mar.
Ven, vamos a encontrar un sitio aparte, donde tus deseos sean mis razones absolutas, y yo pueda ser, quien más te pueda amar en este mundo.

MARCO DE MENDOZA

🍸

Ímpetus.

Ímpetus.

DESCANSAMOS LOS MARTES

🍸

VOLÓ

Al vuelo ocurrió.
Distante en la niebla corrió.
Mi delirio no fue suficiente. Emigró.
Como paloma corriente en verano,
que al soplo caliente de un sol incesante, huyó.
Ave cerril sin nido ya fue.
Ominoso letargo de tiempo.
Nepente alivio acuciante me espera; como habitante en desventura que anhela, que ayuda,
porque un simple soplo le diera.
Viento tortuoso lacera, como potente mosto encandila.
Mi mirada eterna siga y en mi camino guíe, su
impetuoso vuelo, que emprender ansía.

Marco de Mendoza.

🍸