El placer de hacer.

El placer de hacer.

芦Ve铆a a Gianni desesperado por decirme algo que o era muy embarazoso o era muy extraordinario. Entonces ocurri贸, sac贸 del bolsillo una cajetilla de cigarros y dentro de ella extrajo una bolsita de tela.
鈥斅縌uieres? 鈥攎e pregunt贸.
鈥斅縌u茅 cosa?
鈥擜lgo que ayuda a o铆r el jazz鈥
鈥擬ariguana.
Yo deb铆 saltar en mi asiento, porque me dijo, sonriendo otra vez con su sonrisa sana:
鈥擭o te asustes, que no mata.
鈥擭o me asusta 鈥擸a la he fumado, ment铆.
鈥斅緿e veras? 驴Y qu茅 efecto produce?
鈥擜 m铆 me dio mareos y v贸mitos.
鈥擯ues no has fumado mariguana, porque la mariguana ni da mareos ni v贸mitos. Es exactamente como la bebida, s贸lo que no hay despertar malo al d铆a siguiente. 驴De veras que no quieres?
鈥擭o 鈥攎e mantuve ah铆.
鈥擝ueno, 驴entonces no te importa que yo la fume?
鈥擭o 鈥攍e dije, muy blas茅鈥. No me importa.
En realidad estaba muerto de miedo.
鈥擯uedes fumarla 鈥攍e dije.
Lo encendi贸 y comenz贸 a fumar. Yo no sent铆a olor ni nada por el estilo. Puede ser que hubiera sido el miedo o la sorpresa, porque insist铆, muy ingenuamente, en preguntarle:
鈥斅縀s mariguana de veras?
Me mir贸. Se sonri贸 con su sonrisa doblada. Me dijo, simplemente:
鈥擬i nombre es Gianni, no Zanni.
Zanni, en italiano, quiere decir buf贸n, c贸mico, payaso禄.

-Jazz

Guillermo Cabrera Infante.

El miedo es real.

El miedo es real.

鈥 SERIALES 鈥

The New Amsterdam
T.1, E.22

[鈥 ] Paciente X
鈥斅縋or qu茅 mi cerebro hizo eso? 脡l me salv贸 la vida. 驴Por qu茅 no recordarlo?

Ignatius Froome ‘Iggy’ (Tyler Labine):
鈥擯arece contraintuitivo hasta que comprendemos como funciona el cerebro. El cerebro s贸lo intenta darle sentido a las cosas.
A veces el mundo es muy hermoso, sabes. La risa de un amigo, un beb茅 reci茅n nacido sosteniendo tu dedo. Pero la vida tambi茅n es fr谩gil. Parpadeas y se esfuma en un santiam茅n.
Ante el horror, nuestra mente convierte un trauma en una historia, para darle sentido. Incluso si no lo tiene.
Entonces, 驴por qu茅 tu mente te dec铆a que el mundo era horrible? Porque significaba que tu miedo era real. Que pod铆as darte por vencido. Pero creer que tenemos la capacidad de ser h茅roes, sin importar lo malo de este mundo, es mas dif铆cil. Porque significa que cuando sucede lo peor, podemos elegir seguir adelante. Podemos elegir ayudar. Y eso hace todos los d铆as la gente a nuestro alrededor.
Entonces, 驴el mundo es horrible? Por supuesto. Pero hay luz. Hay tanta luz. Solo tienes que abrir los ojos y mirar.

Open your eyes.

Open your eyes.

鈥 Seriales 鈥

New Amsterdam
T.1, E.22

[鈥 ]
鈥斅縋or qu茅 mi cerebro hizo eso? 脡l me salv贸 la vida. 驴Por qu茅 no recordarlo?

Ignatius 芦Iggy禄 Froome (Tyler Labine):
鈥擯arece contraintuitivo hasta que comprendemos como funciona el cerebro. El cerebro s贸lo intenta darle sentido a las cosas.
A veces el mundo es muy hermoso, sabes. La risa de un amigo, un beb茅 reci茅n nacido sosteniendo tu dedo. Pero la vida tambi茅n es fr谩gil. Parpadeas y se esfuma en un santiam茅n.
Ante el horror, nuestra mente convierte un trauma en una historia, para darle sentido. Incluso si no lo tiene.
Entonces, 驴por qu茅 tu mente te dec铆a que el mundo era horrible? Porque significaba que tu miedo era real. Que pod铆as darte por vencido. Pero creer que tenemos la capacidad de ser h茅roes, sin importar lo malo de este mundo, es mas dif铆cil. Porque significa que cuando sucede lo peor, podemos elegir seguir adelante. Podemos elegir ayudar. Y eso hace todos los d铆as la gente a nuestro alrededor.
Entonces, 驴el mundo es horrible? Por supuesto. Pero hay luz. Hay tanta luz. Solo tienes que abrir los ojos y mirar.

Minientrada

Abrazame.

鈥 DESCANSAMOS LOS MARTES 鈥

馃嵏

Breves 3.0

Espera, det茅n el tiempo ahora, abrazame. Abrazame tan fuerte como cuando las olas chocan en las rocas anunciando el final de su impetuoso andar.
Abrazame ahora, con la mirada tenue, lagrimosa; como cuando el llanto sucede sin reparo, sin ali帽o.
Abrazame, que es el momento. No hay una espera o un atajo. Abrazame, hazlo ahora y luego, vuelve el tiempo atr谩s, como si jam谩s te hubieras ido.

Marco de Mendoza

馃嵏

Minientrada

Al cuerpo, lo que pida.

鈥 DESCANSAMOS LOS MARTES 鈥

馃嵏

Breves 2.0

Es tu piel, suave manto que acicalo; tr茅mula, anciosa, hasta poderosa. Mis labios sudan, y si te tocan, tiemblan; ans铆an jadeantes tu santo tacto. Dame de beber de tu boca 茅se licor; poderoso y enervante, como veneno c谩dmico. M谩tame con placer, con ese fuego vivo que emana de tu boca. Devorame sin tregua, como si el tiempo fuera un desquiciado que aniquila las esperas. No aguardes, porque esperar es en vano, y ni t煤 ni yo somos eternos.
Pasea tu cuerpo contoneante por mi 谩vido mirar, que tus caderas ahogadas se dobleguen a este voraz deseo y se quebranten al placer luego marchito por tu causa. Logra con tu cuerpo lo que quieras en m铆, que al filo de tus piernas, yo me vuelvo loco.

Marco de Mendoza

馃嵏

Minientrada

Aqu铆, mira, ven鈥

鈥 DESCANSAMOS LOS MARTES 鈥

馃嵏

Atolina lo sab铆a

Atolina, con las u帽as, rascaba la pared como buscando un tesoro o qu茅 s茅 yo.
Atolina no se apartaba de aquella pared. Con la l谩nguida esperanza de encontrar algo, no s茅 qu茅.
Atolina mira la blancuzca pared, con los ojos rojos, hinchados de ni siquiera parpadear; en la espectiva de sabr谩 qu茅 diablos.
Atolina r铆e a la pared. Ahogada, jala aire y vuelve a re铆r. Llora, ahora llora; tan mutilante, que duele. 鈥斅u茅 carajo!, 鈥擥rito y la toco鈥.
Atolina gira la cabeza y se levanta. Temblorosa, sacude sus manos, me mira, da vuelta y se va.
Me acerco a la pared, la miro, la rasco, busco. R铆o y lloro, s铆, ahora tambi茅n lloro. Me quiero ir, no puedo. Que alguien me ayude; no hay nadie m谩s aqu铆. Grito, pero es mudo.
Atolina nunca me dijo, que en aquella pared se escond铆a el diablo.

Marco de Mendoza

馃嵏

Barrunto.

Barrunto.

芦Una ma帽ana, tiempo despu茅s, despert茅 con la certeza de que la se帽ora se estaba muriendo. Era domingo, y despu茅s del almuerzo sal铆 a caminar bajo los 谩rboles de mi barrio. En un balc贸n una anciana tomaba el sol con sus rodillas cubiertas por un chal peludo. Una muchacha, en un prado, pintaba de rojo los muebles del jard铆n, alist谩ndolos para el verano. Hab铆a poca gente, y los objetos y los ruidos se dibujaban con precisi贸n en el aire n铆tido. Pero en alguna parte de la misma ciudad por la que yo caminaba, la se帽ora iba a morir禄.

-Una se帽ora

Jos茅 Donoso

Minientrada

Sancochar.

鈥 MINIFICCI脫N 鈥

Aromas

Manuel Lucas

Cada d铆a descarga los camiones he incinera aquellos cubos que contienen los restos anat贸micos. El almac茅n huele como deben oler las ca帽er铆as del infierno. Lleva diez a帽os haciendo lo mismo y ma帽ana ser谩 su 煤ltimo d铆a, ni siquiera un gracias por todo. Al menos hoy la rutina se ha visto interrumpida por algo emocionante, el jefe lleva d铆as ausentado y la polic铆a est谩 haciendo algunas preguntas a los empleados. Su olfato lleva tiempo atrofiado por la exposici贸n a los qu铆micos y el mal olor. Esperemos que los agentes no distingan el ligero aroma a cabronazo que desprende la incineradora.

Vaticinio furtivo.

Vaticinio furtivo.

芦Lo mejor ser铆a que se llevara a su pap谩 de este lugar, le dice una de las mujeres al o铆do. B pide otro tequila. No puedo, dice. La mujer le mete la mano por debajo de la camisa holgada y con dibujos hawaianos. Est谩 comprobando si voy armado, piensa B. Los dedos de la mujer suben por su pecho y se enroscan alrededor de su tetilla izquierda. Se la aprieta. Eh, dice B. 驴No me crees?, dice la mujer. 驴Qu茅 va a pasar?, dice B. Algo malo, dice la mujer. 驴Como cu谩nto de malo?, dice B. No lo s茅, pero yo que t煤 me largar铆a. B sonr铆e y la mira a los ojos por primera vez: vente con nosotros, le dice mientras bebe un trago de tequila. Ni que estuviera loca, dice la mujer禄.

-脷ltimos atardeceres en la tierra (Putas asesinas).

Roberto Bola帽o