Todos los magos.

Todos los magos.

Merlín

«Cuando contamos un sueño, de forma recursiva intentamos decir la verdad. Mejor dicho: todo lo que decimos es verdad».

Contar un sueño. Enrique Lynch.

Lustre Is Lost

Not shining anymore.
La seducción de Merlín
Edward Burne-Jones

Merlín (Gustaf Skarsgård):
–La era de los hombres se avecina. Primero, tomaron los ríos, y los Inefables se ocultaron en los bosques. Cuando les cortaron su árboles, se ocultaron en las cuevas. Luego en pantanos. Algunos se marcharon a las montañas. Otros, a túneles subterráneos. Luego, los hombres construyeron sus minas para apoderarse del hierro escondido. Así ha sucedido durante mil años. No puede cambiarlo Nimue.
Nimue (Katherine Langford):
–Entonces, moriré con ellos.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–No.
Nimue (Katherine Langford):
–¿Por qué no? No es tu deber salvarme.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–¿Qué sentido tiene ser un mártir si no habrá nadie vivo para recordarte? Cualquier tonto puede morir. Vivir requiere imaginación.

El mago Merlín y el hada Vivian en el bosque de Broceliande
Gustavo Doré

Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Dioses, mujer, sí que te tomaste tu tiempo.
La Viuda (Zoe Waites):
–No me hables así. ¿Se te olvida quién soy? No me gusta que bebas. ¿Por qué te gusta tanto el vino?
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–He vivido mucho tiempo. Vi naciones surgir, prosperar y caer. Vi arte perecer ante la crueldad del tiempo. Conocí el amor y lloré lágrimas amargas una y otra vez. Ya he perdido la capacidad de maravillarme. Pero cuando bebo, a veces siento que su sabor me maravilla.
La Viuda (Zoe Waites):
–Eso es triste.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–¿Crees que podría maravillarme con tu rostro?
La Viuda (Zoe Waites):
–Algún día verás mi verdadero rostro, Merlín.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Ojalá sea pronto.

Merlin
Nguyen Thanh Phong

Rey Uther (Sebastián Armesto):
–¿Por qué no nos contaste sobre la espada?
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Estaba…
Rey Uther (Sebastián Armesto):
–Espera, lo sabemos, querías procurárnosla antes de alentar falsas esperanzas.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Claro su majestad.
Rey Uther (Sebastián Armesto):
–Siempre tienes la respuesta.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Confieso que mi partida no fue ideal, pero los presagios…
Rey Uther (Sebastián Armesto):
–Cierto, los presagios. La lluvia de sangre en el castillo fue… Aterradora.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Sí, pero como he dicho antes, las señales…
Rey Uther (Sebastián Armesto):
–Tienen varias interpretaciones. Sí, lo recordamos. No somos tan estúpidos como tú crees.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–Nunca insinué que…
Rey Uther (Sebastián Armesto):
– Recordamos todas tus lecciones, Merlín. Por ejemplo, que no debemos temer a los presagios, que podemos tomarlos, cambiarlos y examinarlos hasta que digan algo nuevo. Y entonces, realizar acciones para que las señales se hagan realidad. Esa idea nos pareció particularmente reveladora.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–¿Por qué?
Rey Uther (Sebastián Armesto):
–Porque decidimos que la sangre que llovió sobre el castillo no era nuestra. Era tuya.
Merlín (Gustaf Skarsgård):
–¡Uther!
Rey Uther (Sebastián Armesto):
–Nunca creíste en nosotros. Y ahora ya no creemos en ti. La era de los magos terminó, Merlín.

Guerra entre hermanos.

Guerra entre hermanos.

• SERIALES •

Vikingos

Donal Logue (Rey Horik):

Esperaremos a ese demonio traicionero, y también a tu hermano. Salvo que Rollo te haya dicho otra cosa.

Travis Fimmel (Ragnar Lothbrok):

No, Rey Horik. No he tenido noticias de mi hermano, pero aún creo en mi corazón que no me traicionará, por que no tiene motivos.

Gustaf Skarsgård (Floki):

¿Quién necesita un motivo para la traición? Uno siempre debe pensar lo peor Ragnar, hasta de su propia familia. De esa manera, evitas muchas decepciones en la vida.

Ceniza.

Ceniza.

«Mario, la pareja de Teresa, a quien apenas he visto un par de veces, es neurólogo y neurocirujano. Trabaja con animales, los trepana, les coloca nódulos que se conectan a una o varias máquinas y estudia el deseo y la pérdida, si es que he entendido bien lo que hace, porque también es posible que no lo haya entendido y que él haga otra cosa. Pero, de que trepana cabezas, las trepana, estoy seguro. Tan seguro como de que Felipe, la última vez que lo vi, me dijo que la ceniza tiene voz, que si uno escribe con un carbón, no es la voz de uno la que habrá de leer quien mire el texto».

Trepanación de la ceniza.

Emiliano Monge.