Minientrada

Necesito que alguien me haga compañía.

• MINIFICCIÓN •

Y ahora vienen por mí

J. Manuel Dorrego Sáenz

Sólo ceniza. Eso es cuanto dejó el rayo que cayó sobre la única palmera de mi isla. Para colmo, ayer rompí por accidente la última de las botellas en las que enviaba mensajes. Sin palmera y sin botellas, he perdido la escencia del náufrago, ese perfil heróico que daba sentido a mi existencia. Ahora tan solo soy un hombre sobre una isla, como un turista en pantalón bermudas. Ya no hay nada épico en mí existencia. No queda nada homérico en mi imagen. Y encima, se acerca un barco hacía la isla: mucho me temo que vienen a rescatarme.

Flamingos.

Flamingos.

«Llegué cuando una luz muriente declinaba. /
Emprendieron el vuelo los flamencos dejando /
el lugar en su roja belleza insostenible. /
Luego expuse mi cuerpo al aire. Descendía /
hasta la orilla un suelo de dragones dormidos /
entre plantas que crecen por mi recuerdo sólo».

Laguna de Fuentepiedra, María Victoria Atencio.

Rosado Majestad

Flamingo Sunrise
Julie Bell
The Dead Flamingo
Archibald Hattemore
Flamingoes
Arthur Stanley George Butler
El Flamingo
Angelica Postle

Bamosbiendo I.

Bamosbiendo I.

Ya he dejado que se empañe / la ilusión de que vivir es indoloro. / Que raro que seas tú / quien me acompañe, soledad, / a mi que nunca supe bien / cómo estar solo. 🎼🎵🎶

Soledad, Jorge Drexler.

Soledad:
Flor de Roca

Soledad
Mariya Petrova
Una traición mística / Flora
Ileana Rivera
Surcos de soledad
Pilar López Román
Cronos
Chris Peters
La puerta de la soledad
Alberto Pancorbo
Hablas con la verdad.

Hablas con la verdad.

«–Y también me da mucho pesar que no le publiquen sus poemas.
–Pero muchacha estúpida, ¿no se da cuenta de que ser ignorado por este mundo platitudinesco es el mejor galardón para un poeta? Preocupación me daría el tener cabida en una de esas revistas que produce la cultura de petate a la que tengo la desdicha de pertenecer; me llenaría de terror si me eligieran Miembro de Número de la Academia de la Lengua, y si me dieran el premio Nobel comprendería que había llegado mi anquilosamiento final. Estoy encantado de ser oscuro, y libre, y alegre… Prosigo: estudiaremos en primer lugar las irregularidades especiales del verbo pudrir, o podrir…»

Amor de Sarita y el profesor Rocafuerte.

Jorge Ibargüengoitia.

La única que viene cuando todos se van.

La única que viene cuando todos se van.

«Lo que había encontrado en la llama me poseía. Me había puesto en los zapatos de quien no sabe si existe. Me ponía una y otra vez en medio de dos signos de interrogación. Mis pies blancos y descalzos en la arena trataban de recoger los dedos, como avergonzados, para permitir que todo siguiera sucediendo y para que en los demás siguiera pasando desapercibido el hecho de que me encontraba inmersa en la llama. ¿Habitaba yo un desasosiego o él me habitaba? ¿Qué estábamos haciendo –si acaso hacíamos algo– y para qué? ¿Hacer algo es dejarse llevar? ¿Eran todas las vidas como esa?»

La duda.

Guillermo Solís.

Vestida de noche o de claridad.

Vestida de noche o de claridad.

«Dobló sus sábanas y enjuagó los trastes sin escuchar las noticias, sacudió los muebles, barrió y trapeó. En la casa los únicos ruidos que se escuchaban eran los suyos. Demasiado espacio para una mujer sola, pero no tenía a dónde ir y las minucias de los bienes raíces la ponían nerviosa. Desde joven se había rehusado a tomar decisiones importantes relacionadas con dinero. Todos esos aspectos incómodos los solucionaba su marido, pero ahora llevaba un año viuda y el silencio había comenzado a inquietarla».

El peso del aire.

Alfredo Núñez Lanz.

Zona Malhadada.

Zona Malhadada.

• SERIALES •

Legacies

Lizzie Salztman (Jenny Boyd):

–¿Qué haces?

Milton Greasley (Quincy Fouse):

–Estoy deshaciéndome de todas las cosas que me recuerdan a Alyssa. Al principio me parecía cruel, pero luego he pensado: «No». Me cansé de preocuparme de lo que piensa la gente.
¿Qué te pasa?

Lizzie Salztman (Jenny Boyd):

–Siento que todo a mi alrededor está cambiando de repente y me preocupa que Josie se vaya a vivir su nueva y maravillosa vida y se olvide de mí. ¿Puedo entrar y quedarme un rato? ¿A leer comics o algo? Eres lo único normal que queda por aquí.

Milton Greasley (Quincy Fouse):

–Esto no va a ser fácil.
No.
No es que no me guste pasar tiempo contigo, pero es… nuestro patrón. Tú me ignoras, luego, cuando te quedas sin gente, apareces buscando un hombro en el qué apoyarte. No quiero que siga siendo nuestra dinámica. Si te dedicas a buscar a alguien que te llene ese vacío, no haces más que poner tu felicidad en manos de otros, pero nuestra felicidad… es trabajo nuestro.

Lizzie Salztman (Jenny Boyd):

–Tienes razón. Porque los dos estamos muy sensibles y, de haber entrado a tu habitación, y nos habríamos acostado o algo, así que mejor así. Estamos tomando una decisión madura. Gracias, M. G.

Hola, soledad.

Hola, soledad.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

En ti, soledad.

Soy yo, esta habitación en calma y mi soledad.
En tu obscuridad y tu abandono no temas soledad, porque también estoy aquí. Porque en ti encuento lo añorado, lo oculto, lo temido. En tus brazos soledad, están los sinsabores, y también dulces atardeceres.
Eres tú soledad, mi perfecto liminal. Ahí donde todo de repente llega, como un desafío inquietante, como un torrente desafiante; donde todo es arte, poderosa sinergía.
Soledad bendita como el límpido cielo que me abraza.
Eres soledad un sueño que abriga, que me reta y me vulnera. Es en ti donde llorar es paz y gritar es alivio, mientras tú a mi lado incesante ríes.
Y no es locura, es pasión; es nuestro encuentro y es constricción.
Es casualidad o propia decisión. Es camino formado o destino causal
Soledad que aquejas, que formas, que construyes
¿Eres soledad un miedo o un premio a esta quietud?
Eres soledad como una bruma fría, que sin embargo ampara. Eres mía soledad y me moldeas, paciente me enalteces en franca lozanía.
Somos soledad cuando encumbramos nuestros miedos con pasiones; cuando ellos se vuelven fervientes azadones del triunfo y el albor.
No temas a la soledad, que la alborada viene pronto, viene ya.

Marco de Mendoza.

🍸