Tres versiones de mí.

Tres versiones de mí.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

CONOZCA(ME) MÁS

👉🏿👉🏾👉🏽👉🏽👉🏼👉🏼👇🏻👇🏻👇🏻👈🏼👈🏼👈🏽👈🏽👈🏾👈🏿
👉🏿👉🏾👉🏽👉🏽👉🏼👉🏼👉🏻☕👈🏻👈🏼👈🏼👈🏽👈🏽👈🏾👈🏿
👉🏿👉🏾👉🏽👉🏽👉🏼👉🏼👆🏻👆🏻👆🏻👈🏼👈🏼👈🏽👈🏽👈🏾👈🏿

Se dice de mí. / Se dice que soy fea, / que camino a lo malevo, / que soy chueca y que me muevo / con un aire compadrón, / que parezco un dinosaurio, / mi nariz es puntiaguda, / la figura no me ayuda / y mi boca es un buzón. 🎼🎵🎶

Se dice de mí, Yolanda Rayo.

El Profesor de Matemáticas

No, ni Lazos de amor, ni Fragmentado, no empiecen… It’s me. Y es que… no les he contado de mi vida diurna, de mi otra vocación, porque aunque no lo reconozca abiertamente, desde chiquito mi juego favorito era el de la escuelita, y sí, adivinaron, yo siempre era el maestro. Claro que con los gajes del oficio (y como les ha de ocurrir a todos, menos a los de Google) uno se piensa dedicarse a otra cosa, sobre todo después de uno de los arrebatos de esas personitas que se están formando; pero luego viene a encontrarse con joyas como éstas… Y es que todos tienen una opinión sobre uno, los pequeños, romantizada; los adultos, sobrada, sobria, aburrida y hasta absurda; pero un adolescente, lo que se dice un adolescente, debe tener la opinión más fogueada (incluidas vísceras) de lo que es uno, de cualquier cosa. No les haré el cuento largo, como es mi costumbre, y justo para acercarme más a ustedes –quienes nos leen- les dejo aquí, tres visiones de este profesor de Matemáticas que una vez intentó imitar a Diógenes, y le salió mal.

I Secundaria
II Secundaria
III Secundaria

🍸

¿Quién los retrata a ustedes?

🍸

Por un augurio más.

Por un augurio más.

«—Me alquilo para soñar. En realidad, era su único oficio. Había sido la tercera de los once hijos de un próspero tendero del antiguo Caldas, y desde que aprendió a hablar instauró en la casa la buena costumbre de contar los sueños en ayunas, que es la hora en que se conservan más puras sus virtudes premonitorias. A los siete años soñó que uno de sus hermanos era arrastrado por un torrente. La madre, por pura superstición religiosa, le prohibió al niño lo que más le gustaba, que era bañarse en la quebrada. Pero Frau Frida tenía ya un sistema propio de vaticinos.
—Lo que ese sueño significa —dijo— no es que se vaya a ahogar, sino que no debe comer dulces».

-Me alquilo para soñar (Doce cuentos peregrinos)

Gabriel García Márquez.

Visión Cataclismo.

Visión Cataclismo.

«Mientras permanecía inmóvil, el cielo que se extendía sobre la casa empezó a aullar. Se produjo un sonido desgarrador, como si dos manos gigantes hubiesen desgarrado por la costura veinte mil kilómetros de tela negra. Montag se sintió partido en dos. Le pareció que su pecho se hundía y se desgarraba. Las bombas cohetes siguieron pasando, pasando, una, dos, una dos, seis de ellas, nueve de ellas, doce de ellas, una y una y otra y otra lanzaron sus aullidos por él. Montag abrió la boca y dejó que el chillido penetrara y volviera a salir entre sus dientes descubiertos. La casa se estremeció El encendedor se apagó en sus manos.
Las dos pequeñas lunas desaparecieron. Montag sintió que su mano se precipitaba hacia el teléfono.
Los cohetes habían desaparecido. Montag sintió que sus labios se movían, rozaban el micrófono del aparato telefónico.
—Hospital de urgencia.
Un susurro terrible.
Montag sintió que las estrellas habían sido pulverizadas por el sonido de los negros reactores, y que, por la mañana, la tierra estaría cubierta con su polvo, como si se tratara de una extraña nieve. Aquél fue el absurdo pensamiento que se le ocurrió mientras se estremecía en la oscuridad, mientras sus labios seguían moviéndose».

-Fahrenheit 451

Ray Bradbury.