Tú, la misma de ayer…¹

Tú, la misma de ayer…¹

«A los hombres las canas les sientan mejor que a nosotras, les dan un toque de distinción. A una mujer canosa ni quién la voltee a ver por la calle, en cambio tú eres uno de esos viejitos guapos que todavía pueden arrancarles suspiros a las señoras».

La incondicional.

Enrique Serna.


¹ La incondicional, Luis Miguel.

Muestrario en la propia piel.

Muestrario en la propia piel.

«Vi a Gamaliel con otra cara, con cara de no reconocerse a sí mismo, y entonces la vanidad de mujer se me subió a la cabeza, me creí domadora de jotos o no sé qué y empecé a sentirme de veras lujuriosa, de veras lesbiana, mordí a Gamaliel en una oreja, le saque sangre y si no se acaba la música por Dios que nos ponemos a darle de verdad enfrente de todo el mundo».

El alimento del artista.

Enrique Serna.

Todo trauma es un drama.

Todo trauma es un drama.

«El papel de víctima te quedaba bien cuando tenías dieciocho años, no ahora que vas a cumplir cuarenta. A esa edad los traumas ya hicieron costra. Y además es muy temprano para que me acuses de haberte desgraciado la vida. Eso  anima la conversación a las dos de la mañana, pero suena muy falso cuando ni siquiera te has tomado tu primera cuba».

La última visita.

Enrique Serna.

Lugares intangibles.

Lugares intangibles.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

«Los colores sirven para distinguir las cosas sin tener que tocarlas».

La noche ajena, Enrique Serna.

La inspiración puede ser muchas cosas, menos constante. Las más de las veces, cuando acudimos a ella, nos evade, y entonces recurrimos a herramientas, rituales o lugares para tomar un soplo que nos conecte con la fuente de la creatividad, cualquier cosa con tal de escapar a la sequedad y el letargo que produce.

Los lugares para inspirarse pueden ser tan variados como los productos de la inspiración; los hay físicos, reales o intangibles, y sus posibles combinaciones. Un lugar real e intangible para inspirarse puede ser un espacio en la red, que es a donde quiero llegar. Hace algún tiempo encontré un lugar al que acudí frecuentemente en busca de inspiración, y llegaremos ahí.

Claro que el lugar embona o no embona con el que busca inspiración, es decir, no a todos nos inspira lo mismo. Yo descubrí que, desde siempre, he sido adepto al color; de mis sentidos, puedo decir que la vista es el que más me socorre a la hora de inspirarme, y más que la forma, el espacio y todas las cualidades que se pueden percibir con este sentido, es el color la que más me satisface. Todos, me encantan todos los colores, no podría prescindir de ninguno, es más me encantaría poder ampliar el espectro y ser capaz de ver más de ellos… Imaginen un espacio en blanco y en el centro una cigarra perfecta pintada de Amarillo Omega, el de los m&m’s, sorban un soplo. Nada deja volar tanto la imaginación como un color malpuesto. Así me atraen los colores sólidos y estridentes, los que parece que han de sobrevivirlo todo: rojo, azul, amarillo, morado, verde, naranja; mi santo grial sería encontrar un mundo con más color, las cosas pintadas del más inusual de los colores, un mundo que responda sólo al color, justo mis mundos germinan así…

Comparto un espacio que me ha inspirado y que me ha hecho expandir mis horizontes:

https://instagram.com/ayellowmark

🍸

• CAMARITA, ¿ESTÁS AHÍ? •

📷

🍸