Vitiis nemo sine nascitur.

Vitiis nemo sine nascitur.

«Mi madre procedió a odiarla casi de inmediato. Odió su belleza diferente y salvaje, la aristocracia no comprada de sus gestos y, lo supe con los años, la odió especialmente por ser quien era. Mónica era la consecuencia real de una abstracción cometida por mi padre tiempo atrás con una mujer de provincias».

El único privilegiado.

Rodrigo Fresán.