Marcial.

Marcial.

SE DICE QUE… 💭

“Guerra ha de haber mientras tengamos que defendernos de la maldad de un poder destructor que nos devoraría a todos; pero yo no amo la espada porque tiene filo, ni la flecha porque vuela, ni al guerrero porque ha ganado la gloria. Sólo amo lo que ellos defienden […]”

⚜ LAS DOS TORRES ⚜

J.R.R. Tolkien

… 💭

Hablar de buitres desconcierta.

Hablar de buitres desconcierta.

«Me digo que los buitres han perdido /
su guerra contra el sol /
y saben del final de aquellas alas derretidas /
del pretencioso Ícaro, /
son los dueños del vuelo que me cubre /
y con eso les basta».

Los dueños del vuelo que me cubre, Fernando Aínsa.

Desconcierto Vultúrico

Buitre Pavo
Ron Churchill

Struggling Girl
Kevin Carter

Ticio encadenado
Gregorio Martínez

Majestic
Marta Bobko

Princesa encinta con buitres
Henry Justice Ford

Majestic
Marta Bobko

In the middle of nowhere
Lora Vysotscaya

Vultures
Dug Stanat

Misdirected
Alaia Orax

Lolgramoth
Nadine Schäkel

Vulture
Schnor Gurken

Solar Eclipse
Robyn Drayson

Espectro del miedo.

Espectro del miedo.

«—¡Permítame explicarme! El miedo (y hasta los hombres más intrépidos pueden tener miedo) es algo espantoso, una sensación atroz, como una descomposición del alma, un espasmo horroroso del pensamiento y del corazón, cuyo mero recuerdo provoca estremecimientos de angustia. Pero cuando se es valiente, esto no ocurre ni ante un ataque, ni ante la muerte inevitable, ni ante todas las formas conocidas de peligro: ocurre en ciertas circunstancias anormales, bajo ciertas influencias misteriosas frente a riesgos vagos. El verdadero miedo es como una reminiscencia de los terrores fantásticos de antaño. Un hombre que cree en los fantasmas y se imagina ver un espectro en la noche debe de experimentar el miedo en todo su espantoso horror».

-El miedo

Guy de Maupassant.

En contratiempo.

En contratiempo.

«—¡Sólo Dios lo sabe! —exclamó, al cabo de su entendimiento—. ¡Yo no soy yo mismo, soy alguna otra persona; no estoy allá, no; ése es alguien que se ha metido dentro de mi piel. Yo era yo mismo anoche, pero me quedé dormido en la montaña y allí me cambiaron mi escopeta y me lo han cambiado todo. Yo mismo estoy cambiado, y no puedo decir siquiera cuál es mi nombre ni quién soy!
—¡Ah, pobre hombre! Se llamaba Rip van Winkle, pero hace veinte años que salió de casa con su fusil y jamás regresó ni hemos sabido de él desde entonces. Su perro volvió solo a la casa; y nadie podría decir si mi padre se mató o si los indios se lo llevaron. Yo era entonces una chiquilla».

-Rip Van Winkle

Washington Irving.