Sin jamás y para siempre.

Sin jamás y para siempre.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

Voy a

Entrar en ti, como torrente acuoso y fundirnos.
Poseerte, no solo de cuerpo, alma y mente; también en muerte.
Quiero ser veneno, y el antídoto vehemente que a tu piel conecte, insano, si es preciso.
No busco ser salvo, si es pecado lo que a ti me une.
Quiero todo, porque todo es bueno y si es contigo, yo lo imploro.
Que me una, que me amarre; que sea al astio y que no pare.
¿Por qué amar a medias o de a poco? Si es contigo lo que quiero, que poco es nada y si es nada, no lo quiero.
Voy a meterme a todo. En lo que miras, en lo que tocas, en lo que sientes y también en lo que piensas. Me voy a meter de a poco para que luego, ya de a mucho, ser de todo en ti.
No solo porque quiera, sino porque querrás. Me voy a meter en ti, en tu cuerpo poseído de mí, de esta virilidad que implora y que grita por tu alma toda. Me voy a meter en ti, sin un jamás y con un para siempre.

Marco de Mendoza.

🍸

Oblicuo.

Oblicuo.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

🍸

Perdidos

Quiénes somos, si distantes nos notamos.
Cómo estamos, si perdidos persistimos.
Si al calor de unas palabras, atados nos encontramos.
Es un llanto que persiste, como lobo hambriento, enjaulado y tenebroso.
No lo miras y te ataca, lo detienes y se aparta.
No es miedo, es dolor; angustia que asesina.
Pides calma y solo hay lluvia.
Torrentes beligerantes los nuestros, que no pueden ya fingir que fue pasión, lo que hoy es odio y no más que dolor.

Marco de Mendoza.

🍸