La aburrida voz de la razón.

La aburrida voz de la razón.

«Cuando le dije que había comprado los boletos, pensó que era una extravagancia; pero el dinero ya se había gastado y ella no permitiría que un arrepentimiento le echara a perder el placer de asistir a la función».

De nieve a lodo.

Joseph H. Cole.

Anuncio publicitario
Geometría del desprecio.

Geometría del desprecio.

«Hay muchas cosas que necesitan reparación ahora. Hay muchas cosas que están a punto de derrumbarse. Henrik, por ejemplo, siempre pensó que era culpa de la mujer, porque a uno le daba la impresión de que una de las cosas que a ella más le gustaban de Morten era que no fuera suficientemente bueno. A Morten no debía de resultarle fácil estar casado con una persona que siempre estaba buscándole el horizonte a cualquier cosa».

Sacrificio Mutuo.

Dorthe Nors.

El amor te envenena.

El amor te envenena.

«»Vete tú, mi parte yo ya la tengo». Ay, Stine, ¡amorío! Créeme que de eso no se muere naides, ni siquiera cuando termina mal. No, no, Stine, un amorío no es gran cosa, un amorío en realidad no es ná. Pero, cuando se mete aquí —y señaló el corazón—, entonces se vuelve algo, entonces se vuelve asqueroso».

Güija con la Stasi.

Sarah Khan.