Abrasar.

Abrasar.

• MINIFICCIÓN •

Canto de fuego.

José Manuel Ortiz Soto

A través de la cortina de fuego y humo entreví una sirena al otro lado del pasillo. No me pregunté qué estaba haciendo allí. Escupiendo chorros de agua con la manguera, me abrí paso entre las llamas. Cristales que estallaban por un lado, muros que chirriaban por el otro y el techo a nada de venirse abajo,conformaban el demencial coro de muerte. «Tienes que llegar», repetía en mi cabeza una voz que yo aceptaba como mía. «Tengo que llegar» , repetía un yo autómata, cada vez más cerca del objetivo.— ¡Adónde chingados vas, Javier! ¿Acaso estás loco? ¡Ya no hay tiempo para rescatar a nadie! ¡Vuelve acá!—gritaban detrás de mí otras voces. Jamás pasó por mi cabeza la idea de regresar.

Only you can cool my desire.¹

Only you can cool my desire.¹

«Hermosas escenas de perros y gatos atrapados por el fuego, entrevistas a desesperados burgueses llorando las fotos de familia incineradas y el desaparecido hogar construido a base de “tanto sacrificio”, tomas dramáticas de bomberos intoxicados y de reporteros arriesgando la vida en aras de servir a la población, interrumpidas sólo por los comerciales: la regocijada señal de que ni siquiera las catástrofes detenían la marcha incesante del comercio».

Imágenes del incendio.

Edmundo Paz Soldán.

¹ I’m on fire, Bruce Springsteen.

Aliento.

Aliento.

SE DICE QUE… 💭

No te alejes a la deriva
que a ti voy enredada
para andar lo suelto
que de no ser así
no habría podido renunciar
a lo una vez querido
esas palabras queridas que me cantan
y que me reclaman en su presencia
y que vuelven de la mano del otro
a recordarnos el cuerpo luminoso que somos
y cae

cae

cae la luz.

Lo quemado

Mariana Bernández.

… 💭