Abrasar.

Abrasar.

• MINIFICCIÓN •

Canto de fuego.

José Manuel Ortiz Soto

A través de la cortina de fuego y humo entreví una sirena al otro lado del pasillo. No me pregunté qué estaba haciendo allí. Escupiendo chorros de agua con la manguera, me abrí paso entre las llamas. Cristales que estallaban por un lado, muros que chirriaban por el otro y el techo a nada de venirse abajo,conformaban el demencial coro de muerte. «Tienes que llegar», repetía en mi cabeza una voz que yo aceptaba como mía. «Tengo que llegar» , repetía un yo autómata, cada vez más cerca del objetivo.— ¡Adónde chingados vas, Javier! ¿Acaso estás loco? ¡Ya no hay tiempo para rescatar a nadie! ¡Vuelve acá!—gritaban detrás de mí otras voces. Jamás pasó por mi cabeza la idea de regresar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s