Vargas.

Vargas.

• MINIFICCIÓN •

La cena.

Guillermo Vargas

La mañana no podía iniciar con el estómago vacío. Degustaban los últimos cartílagos cuando sus cuerpos dejaron de responder y quedaron tiesos. Lo que sobraba del cuerpo se levantó, caminó algunos pasos y se alejó entre una multitud.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s