El amor te envenena.

El amor te envenena.

«»Vete tú, mi parte yo ya la tengo». Ay, Stine, ¡amorío! Créeme que de eso no se muere naides, ni siquiera cuando termina mal. No, no, Stine, un amorío no es gran cosa, un amorío en realidad no es ná. Pero, cuando se mete aquí —y señaló el corazón—, entonces se vuelve algo, entonces se vuelve asqueroso».

Güija con la Stasi.

Sarah Khan.