Realidad o fantasía.

Realidad o fantasía.

La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos.

Francisco de Goya

Coalition II
Kevin Peterson
Church
Kevin Peterson
Night Wolves
Kevin Peterson
The Divide
Kevin Peterson
Black
Kevin Peterson
Quest
Kevin Peterson
Await
Kevin Peterson
Squad
Kevin Peterson
Pueblos mágicos.

Pueblos mágicos.

• DESCANSAMOS LOS MARTES •

“Por fin amaneció. Avanzó la aurora como una flor de fuego y retrocedió lentamente la oscuridad. El cielo se aclaró y la abrumadora belleza del paisaje surgió ante sus ojos como un mundo recién nacido”.

Isabel Allende.

🍸

Guanajuato, México.
Colección privada 2016. Marco Mendoza
Mazamitla, Jal., México
Colección privada 2015. Marco Mendoza
Zacatecas, México
Colección Privada 2009. Marco Mendoza
Tequila, Jal. México
Colección privada 2018. Marco Mendoza
El Chico, Hidalgo. México
Colección privada 2010. Marco Mendoza
Tapalpa, Jal. México
Colección privada 2015. Marco Mendoza
Tlaquepaque, Jal. México
Colección privada 2019. Marco Mendoza
Real del Monte, Hidalgo. México
Colección privada 2010. Marco Mendoza
Arandas, Jal. México
Colección privada 2019. Marco Mendoza
León, Gto., México
Colección privada 2016. Marco Mendoza

🍸

Bon voyage, le vie.

Bon voyage, le vie.

«Las calles me pertenecen, pero no hay casas; fueron desde la niñez destruidas. Sus habitantes vagan por el aire en busca de alojamiento.»

MARC CHAGALL.

Bataille de fleurs
1967
Marc Chagall
Le pont bleu
1968
Marc Chagall
Lune rousse au Cap de’Antibes.
1969
Marc Chagall
Travesía.

Travesía.

«Al principio no vi nada; mis ojos, acostumbrados a la oscuridad, se deslumbraron y se cerraron bruscamente. Cuando pude abrirlos, me quedé más que maravillado, alucinado.
—¡El mar! —exclamé.
—Sí —respondió mi tío—, el mar Lidenbrock. No creo que ningún navegante me dispute el honor de haberlo descubierto ni el derecho de darle mi nombre.
Un inmenso manto de agua, que podía ser el comienzo de un lago o de un océano, se extendía mas allá de lo que alcanzaba la vista. La playa, muy abierta, regalaba a las últimas ondulaciones de las olas una arena fina, dorada y llena de pequeñas conchas donde vivieron los primeros seres de la Creación. Las olas chocaban con ese murmullo sonoro particular que producen en todo lugar cerrado e inmenso; la espuma se levantaba con el soplo del viento y me salpicaba la cara.
[… ] Era un verdadero océano con el mismo contorno de las playas terrestres, pero desierto y de un aspecto espantosamente salvaje».

Viaje al centro de la tierra.

Jules Verne.