¡A papá mono con bananas verdes!

¡A papá mono con bananas verdes!

«Le consiguió trabajo en un diario. «Vos querías escribir», le dijo. Él se ofendió, no quería trabajar, pero tampoco supo decir que no. Tres meses después dijo su madre que ya era tiempo de buscarse un lugar donde vivir. Una casa o un departamento. Esteban se ofendió un poco más».

Hogar de madre.

Mariano Quirós.

A veces hay que tragarse el sapo.

A veces hay que tragarse el sapo.

«Marcial comprueba que todavía está lejos del anaquel que busca. El gerente le había dicho: se trata de un expediente muy viejo. Una ejecución hipotecaria. Unos muertos de hambre y el comentario a Marcial le dolió porque sus padres venían de perder una casa a manos de un banco. Pero el gerente también había dicho Dale, movete, qué esperás».

Archivo.

Enrique Decarli.

Hacer algo de Cayetano.

Hacer algo de Cayetano.

«La toxoplasmosis te dejaba ciego, decía el nonno, que por algo había sido químico, y Sari en cambio, más doméstica y concreta, reforzaba la idea con la advertencia de que a los chicos desobedientes se les aparecía Añá de debajo de las camas a media noche y se los llevaba de las patas al infierno».

Sombras chinas.

Flavia Pantanelli.