El cuerpo del otro.

El cuerpo del otro.

• MINIFICCIÓN •

Descubrimiento.

Rodolfo Munguía

Desperté de madrugada con el cuerpo de mi esposa. No me impresionó tener senos ni tampoco sentir un vacío en medio de las piernas. Lo que me impresionó fue la necesidad de huir del frío que sentía en mi interior. Supe entonces la razón de mi infidelidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s